jueves, 21 de agosto de 2008

FACTORES QUE AFECTAN EL AIRE

FACTORES QUE AFECTAN EL AIRE.


El deterioro del aire es evidente. La disminución de la visibilidad y el aumento de enfermedades por la presencia de contaminantes en la atmósfera se presentan con frecuencia. A pesar de ello, el hombre lo sigue contaminando a través de compuestos tóxicos como el plomo, cobre, zinc, bióxido de azufre y monóxido de carbono, lo cuales son emanados por las industrias y vehículos automotores, principalmente.El cuerpo humano, en ocasiones, puede manifestar su inconformidad contra las alteraciones del entorno, mediante afecciones en el sistema respiratorio, como gripe, congestión nasal, estornudos, tos, dolor e irritación de garganta, bronquitis, sinusitis, laringitis, faringitis, tosferina; sin olvidar las enfermedades que dañan a los ojos, como conjuntivitis o alergias. La contaminación puede afectar de manera diferente la salud de los individuos, dependiendo del nivel de exposición a dichos factores.
El aire que se respiran:279 microgramos de humo, hollín, polvo y líquido en cada metro cúbico de aire (Banco Mundial)74 microgramos por metro cúbico de dióxido de sulfuro, que causa lluvia ácida y puede afectar la salud de niños y ancianos (Banco Mundial)130 microgramos por metro cúbico de dióxido de nitrógeno, que se puede volver venenoso si se combina con hidrocarburos y la luz del sol (Banco Mundial)


















LA CALIDAD DEL AIRE ES IMPORTANTE

De acuerdo con la regulación actual vigente, el diesel que produce Ecopetrol en todas las ciudades colombianas es de cuatro mil quinientas partes por millón de azufre (4.500 ppm), salvo en Bogotá que es de mil doscientas partes por millón (1.200 ppm), mientras los estudios internacionales sugieren que el máximo debería ser de 200 p.p.m. En la Unión Europea el Diesel tiene menos de 50 ppm y en México y Estados Unidos tiene menos de 15 ppm.3 Lo anterior, en opinión de los congresistas, obliga a reflexionar sobre la necesidad de generar unos efectos positivos en la calidad del aire, y se regule lo que tiene que ver con la calidad del diesel, sin desconocer que es importante también hacerlo frente a otras fuentes de contaminación atmosférica.
En un contexto general la ponencia de los senadores no deja de lado las consideraciones científicas, respecto de la utilización del ACPM, especialmente cuando este combustible, como el que se produce en Colombia, está sobresaturado por un alto contenido de azufre. Según informa un equipo de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), una interacción entre las partículas finas halladas en el humo de escape del diesel y los ácidos grasos del colesterol LDL (el "malo") activa los genes que pueden causar la inflamación de los vasos sanguíneos.
Según un estudio publicado en la edición en línea del 26 de julio de Genome Biology, este proceso acelera la ateroesclerosis, una acumulación de depósitos grasos que con el tiempo puede conducir a la obstrucción completa de un vaso sanguíneo.
El mecanismo es una de las maneras claves en las que "las sustancias químicas del humo del diesel afecta el sistema cardiovascular", aseguró el Dr. André Nel, jefe de nanomedicina de la Facultad de medicina David Geffen de la UCLA. "Hemos hechos un análisis de los genes que responden a esas sustancias químicas en sinergia con los componentes del colesterol malo". El colesterol LDL generalmente se describe como el malo porque tiene que ver con el daño de los vasos sanguíneos, en comparación con el colesterol HDL "bueno", que previene ese tipo de daño.